Únete a la causa y ayúdanos a detener la Trata de Personas.

Email:

Somos Talitha Kum

Hace diez años, la Iglesia Católica creó una red de hermanas religiosas de todo el mundo para combatir la lacra de la trata de personas y la esclavitud, que es uno de los mayores desafíos morales de nuestro tiempo.
Actualmente, la red «Talitha Kum» está presente en 77 países y está integrada por más de 2000 religiosas que han dedicado su vida a las víctimas y los supervivientes de la trata.
Inspiradas por el Evangelio y por el liderazgo del Papa Francisco, cuya condena de la trata de personas ha sido severa y habitual, las religiosas comparten una misión: librar al mundo de este mal a través de un enfoque sostenido en la prevención, la protección y la rehabilitación social.

La campaña

La campaña «Nuns Healing Hearts» será inaugurada oficialmente por el Papa Francisco el 10 de mayo en el Vaticano para celebrar el 10.º aniversario de la lucha de Talitha Kum contra la trata de personas en el mundo.
Las religiosas suelen vivir y trabajar sobre el terreno, en las mismas comunidades en las que tiene lugar la trata. Viven día a día en la comunidad con las víctimas y los supervivientes.
Todo el mundo entiende la explotación sexual, pero hay muchas formas diferentes de esclavitud; ya sean pescadores jóvenes en Tailandia o niños que trabajan en las minas de Ghana, las hermanas están allí a su lado.
Repartidas por más de 77 países en 5 continentes, miles de religiosas trabajan infatigablemente en nuestro nombre para asegurarse de que víctimas y supervivientes sepan que no los olvidamos.
Esta exposición muestra su trabajo en Guatemala, México, Filipinas, Tailandia, Italia y Estados Unidos.
Les damos las gracias por su labor desempeñada estos 10 últimos años y les dedicamos nuestras oraciones —y nuestro apoyo— para que en los próximos 10 años logren erradicar la trata de personas con sus esfuerzos.

La trata de personas golpea a la humanidad con una violencia brutal.

Imágenes de esperanza que narran gestos diarios de sororidad, encuentros que se ocupan de la dignidad herida y de un viaje compartido hacia la libertad. Gestos subversivos y de condena que vencen al mal de la trata de personas con el bien. (cfr. Rom. 12:21).

Sr. Gabriella Bottani, smc
Coordinadora de Talitha Kum